Hechizo para tener presagios sobre lo que hace tu pareja

0
94
Hechizo para tener presagios

Hechizo para tener presagios sobre lo que hace tu pareja

hechizos-1

Con este hechizo para tener presagios sobre tu pareja sabrás todo lo que quiere hacer y hasta lo que ya ha hecho sin comunicarte nada a ti.

Los presagios son la forma más sencilla, sutil y acertada de adivinación al alcance de aquellos que tienen el alma conectada al universo.

Pueden considerarse buenos o malos dependiendo de su interpretación y el contexto del hecho.

Y con un efectivo ritual para sepas todo de tu pareja nadie te engañará.

Los presagios, al ser sucesos simples del día a día son a veces imperceptibles.
Pero, definitivamente notarán alguna de sus formas.
En la antigua Roma eran muy tomado en cuenta, aunque hoy solo se les conoce como supersticiones.
Oír voces, frases misteriosas y escalofriantemente acertadas con los pensamientos del oyente.
Y no poder identificar a la persona que las pronunciaba.
La convulsión repentina del ojo derecho y de las cejas, se reputaba feliz presagio.

El entumecimiento o inmovilidad del dedo meñique

O el temblor agitado del pulgar de la mano izquierda no significaba nada favorable.
Los zumbidos de los oídos y los murmullos.
O estruendos imperceptibles para los demás era señal de que alguna persona hablaba de otra en su ausencia.
Las caídas imprevistas era el acercamiento de algún suceso desgraciado que pudieran suscitar los codiciosos.
Tanto si tropezaba el pie contra el umbral o escalón de la puerta a tiempo de salir a la calle.
Como si se rompía la cinta del calzado o bien, al levantarse de su asiento se sentía prendido por la ropa.
Todos estos accidentes, eran signos de mal agüero.
Pero no bastaba observar los presagios, era preciso aceptarlos cuando parecían favorables a fin de que produjeran su efecto.
Se necesitaba tributar las más cumplidas gracias a los dioses que habían dado los presagios.
Pidiéndoles que los cumplieran.
Y rogándoles al propio tiempo siguieran acordando nuevos felices prestigios que confirmaran.
O fuesen tan gratos como los primeros.
Mas si el presagio se mostraba funesto o impertinente se desechaba la idea con horror.

Se remediaban los malos presagios de varios modos

Para borrar en el ánimo los efectos de un discurso.
O evitar la repugnancia que causara la vista de cualquier objeto desagradable.
Era uno de los medios más frecuentes, salivar o arrojar un esputo en el instante.
No pudiéndose excusar el uso de ciertas palabras o frases de mal agüero.
Se tomaba la precaución de indicar con la higa.
O por el gesto o la acción que se desechaban con aborrecimiento.
Como igualmente todo lo que pudiese presagiar cosas funestas.
Compartir

Dejar respuesta